Solicitar Información

Blog

Un nuevo comienzo, un nuevo propósito

Guatemala, 07 de Enero 2020

Una de las cosas que llenan de esperanza y le dan sentido a la vida son los nuevos comienzos. Ya sea porque replantee sus errores, porque desea dejar atrás un pasado o porque simplemente desea tomar un nuevo rumbo. 

 

Madurar es un proceso continuo que es marcado por diversas etapas. Cada que decide dar un nuevo paso, deja detrás una historia. Siempre se comienza de nuevo, pero muy pocas veces se hace desde cero. 

Lo hace sobre experiencias acumuladas que forjan una dirección y muestran nuevas oportunidades y maneras de hacer las cosas. Aunque también puede ser que ese nuevo rumbo que decide tomar diverge de su camino anterior y pocos sean los elementos a rescatar de su experiencia previa.

 

No siempre la razón de decidir a dar este paso es un previo fracaso, muchas veces se trata simplemente de desear experimentar con algo nuevo, porque siempre tiene ese permiso: probar nuevas formas de hacer las cosas y lograr ese paso en el proceso de madurez. Aunque el experimentar también conlleva riesgos y un posible fracaso. Pero por eso es un experimento: sí funciona es perfecto, pero si no, también siempre será válido dar un paso atrás.

 

Ensayo y error son elementos típicos de la creatividad. Son estas experiencias las que ayudan a desarrollarla, definirla y la mantienen viva. Comienza una y otra vez de nuevo; siempre con la ilusión y esperanza de que la próxima vez sea un poco mejor. Lo curioso es que los resultados no son instantáneos. Normalmente tiene que haber transcurrido algún tiempo para poder hacer una evaluación en retrospectiva y notar lo que hemos logrado.

 

Para comenzar de nuevo, también hay que hacer un esfuerzo por atreverse, dejar a un lado prejuicios y tomar un poco de valor. Un nuevo comienzo requiere dejar a un lado la soberbia y también duele un poco, pues significa ser vulnerables ante lo que es desconocido. Pero es la ilusión lo que mantiene de pie el proyecto.

 

Compartir

Hacer Comentario