Solicitar Información

Blog

El poder de la gratitud.

Guatemala, 18 de Diciembre 2019

El valor de la gratitud se ejerce cuando una persona experimenta aprecio y reconocimiento por otra que le prestó ayuda.

 

No consiste, necesariamente, en devolver ese favor con otro igual, sino en mostrar afecto y guardar en la memoria ese acto de generosidad.

 

Ser agradecido es apreciar a cada momento que los demás hacen por usted y generar con ellos un compromiso de confianza: si está consciente de su ayuda, podrá responder de igual forma cuando ellos requieran la suya.

 

Cuando la confianza crece, se convierte en amistad: dos seres humanos comparten emociones, problemas, soluciones y la ayuda fluye siempre en las dos direcciones.

 

¿Cómo practicar la gratitud?

 

1. Empiece el día agradeciendo, desde el primer momento que abra los ojos agradece, por ejemplo por volver a ver un nuevo día, por ver su familia un día más, el motivo lo elige usted.

 

2. Cuando de las gracias a alguien no lo hagas de forma automática como se suele hacer la mayoría de las veces, de las gracias sonriendo y mirándole a los ojos, sintiendo de verdad esa gratitud.

 

3. Escriba un diario de agradecimientos, es una herramienta eficaz para fomentar el hábito de la gratitud. Anote en él cosas por las que se sienta agradecido. Puede hacerlo en una libreta, hojas sueltas, una agenda, como usted lo prefiera.

 

Por esta razón es que ese es el sentimiento más importante que debe ejercitar, junto con la Fe. Y su énfasis no es desmedido, dado que es el sentimiento o más bien la actitud más difícil de poseer.

 

Nos preguntamos cómo hacemos para agradecer algo que todavía no nos ocurrió.

 

INTENTE SER AGRADECIDO

 

Sólo cuando sea capaz de dar las gracias a Dios, comenzaremos a comprender que todos los dones, buenos o malos, proceden de Él y que no hay nada que temer.

 

Compartir

Hacer Comentario