Solicitar Información

Blog

7 Cosas por las que no tiene que preocuparse

Guatemala, 04 de Octubre 2019

En la vida, parece que ya tenemos bastante con lo que estresarnos, así que ¿por qué añadir algo más? Desafortunadamente, muchas personas simplemente se preocupan por cosas que no importan tanto, e ignoran otras cosas en las que en realidad deberían concentrarse. 

Tendemos a pensar tanto las cosas que se convierten en una obsesión, como preocuparnos por lo que los demás piensan de nosotros, cómo se ve nuestro pelo, o cuánto dinero tenemos en el banco. Entonces, la vida se convierte en una ola constante de estrés en lugar del patio de recreo lleno de diversión que podría ser. 

Entonces, ¿en qué momento decidimos dejar de preocuparnos por las cosas que no importan y empezar a preocuparnos por las cosas que sí importan? ¿Cuándo dejaremos de preocuparnos y temer, y abrazaremos el amor y la felicidad?

 

1. Lo que otros piensen de usted.

A menudo vivimos en una prisión de lo que los demás piensan de nosotros. La próxima vez que se preocupe por la opinión de otra persona sobre usted, recuerde que sólo la suya realmente importa. Nadie puede quitarle la confianza en sí mismo, el amor propio y el cuidado de usted mismo, así que asegúrese de trabajar en estas cosas continuamente. El amor sucede dentro de usted, y una vez que haya cultivado esto, entonces no se sentirá tan herido o decepcionado cuando no le guste a alguien más. Tiene que vivir con usted por el resto de su vida, así que ¿no tendría sentido que sólo le importara su opinión sobre usted mismo?

Si a otros no le gusta, entonces pueden salir de su vida cuando quieran, pero usted no puede. Deje de preocuparse por lo que piensan los demás y comience a preocuparse por lo que usted piensa de usted mismo.

 

2. Cuánto dinero tiene.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, más dinero no equivale a más felicidad. Los estudios han demostrado que el dinero hace la diferencia cuando significa vivir en una casa en vez de tener que vivir en las calles, pero más allá de nuestras necesidades básicas, tener más dinero no nos hará más felices. 

Por lo tanto, deje de preocuparse por la cantidad de dinero que tiene en su cuenta bancaria, y empiece a preocuparse más por vivir el día de hoy, y a sentirse agradecido por lo que ya tiene.

 

3. Sus errores.

En algún momento, tenemos que perdonarnos por el pasado y seguir adelante. Vivir en experiencias pasadas no las va a alterar ni le hará sentir mejor sobre las situaciones en las que se ha metido. 

Tiene que recordar que cada error le permitió crecer y aprender, así que mire sus errores como bendiciones disfrazadas. Deje de castigarse por sus errores y comience a aceptarlos como experiencias vitales de la vida que lo ayudaron a llegar a donde está ahora.

 

4. Encajar.

Nos han exigido tantas veces con cumplir con el status quo y encontrar nuestro lugar en este mundo que casi hemos empezado a creer en la importancia de encajar. Sin embargo, ir con la multitud casi nunca resulta en la verdadera felicidad. Sin embargo, siguiendo su corazón, su verdadera felicidad, y lo que vino a hacer aquí, seguramente lo llevará por un camino mejor.

Encajar no significa nada si no se siente feliz haciéndolo, así que recuerde no quedar atrapado en el intento de mirar de cierta manera a la sociedad, o pertenecer a un grupo. Todo lo que importa es que se sienta realizado por cualquier camino que elija en la vida.

 

5. Cuerpo perfecto.

El cuerpo perfecto no existe, así que deje de intentar moldear el suyo en lo que la sociedad le dice que debe ser. Todos tenemos apariencias físicas únicas, y aunque siempre puede tratar de mejorar su condición física, esto debe tener más que ver con su salud que con su apariencia. Abandone la imagen mediática de lo que significa tener un cuerpo perfecto, y comience a abrazarse como es ahora.

 

6. Complacer a los demás.

Complacer a la gente puede hacerle amigos, pero no le hará buenos amigos. Cuando hace todo lo posible para complacer a los demás, inevitablemente atrae a los tipos equivocados de personas que sólo quieren aprovecharse de usted. Aprenda a amarse a usted mismo y a escuchar sus propias necesidades, y a mantener amigos que no traten de pisotearlo.

 

7. Dejando ir a los que lo lastimaron.

Finalmente, no debe preocuparse por dejar ir a aquellos que ya no encajan en la imagen en donde usted se está convirtiendo en su mejor ser. Tal vez ambos tomaron diferentes caminos en la vida, y sólo necesitan un descanso el uno del otro. La gente va y viene de nuestras vidas todo el tiempo, pero nunca se arrepienta de haber dejado ir a alguien que ya no ayudaba a crecer.

 

Compartir

Hacer Comentario